Chapter Introduction Excerpts

Cover of Nuestros Cuerpos, Nuestras Vidas (2000)The following excerpts (in English and Spanish) are from chapter introductions in “Nuestros Cuerpos, Nuestras Vidas,” the Spanish-language adaptation of “Our Bodies, Ourselves” published in 2000. Read the complete preface in English.

Lea las introducciones en Español >

I. Knowledge is Power
excerpt from the introduction

We begin the book with the phrase “knowledge is power” because all of our shared tasks as women to better our health begin with what we know and learn from each other. If we have access to education and information about our health, there is much we can do to improve the basic conditions necessary for our families and communities to thrive. To know is to have the power to learn and change, the power to disagree, to explore and to enjoy. To know is to have the power to be free and independent and also the power to love and support the well-being of those around us; in sum, to know is to be a woman, fully empowered.

In the first section of this book we present a vision of good health as well-being in all of life’s dimensions. We emphasize the importance of joining with other women in order to create a more just world that supports the well-being of all. We also explain that the medical system must be used with care, recognizing that our good health doesn’t start with the medical establishment but from the quality of our lives and relationships. The education and information offered by books are just some of the indispensable tools for a more just world. We also need the support of other women who validate our experiences, share our common needs and understand our commitments. Daily life with our family and communities clearly shows us that our capacity to assume responsibility and our power to act and resolve matters come from the support and resources offered by other women.

In Latin America, feminism is enmeshed with other movements for social justice. We believe that changes are necessary for men as well as women. Our writers, artists, poets and musicians are a source of inspiration for our political movements, because their words and songs help us to envision the possible worlds for which we struggle. They offer us sacred and beautiful spaces, filled with music, poetry, the scent of flowers and the inviting smells from pots generously overflowing with stews. Let us celebrate together what we can achieve together.

II. Taking Care of Our Health
excerpt from the introduction

In this part of the book, we update the advice and information that can help us take care of our health and maintain our well-being. We start with a chapter on traditional medicine that emphasizes the importance of harmony and mutuality among ourselves, in our relationships, in our communities and with our environment. Traditional medicine links us to our cultures and with our spiritual and religious traditions. Our life’s energy nourishes its roots with the love and connections we embrace as bridges between our ancestors and our future. As creators of life whose bodies prepare us for this task every month, we must nourish ourselves in every way: in mind, body, and spirit. Our vital energy and health are born of the love and harmony of our interdependence and connection with others and with all that surrounds us in nature and in the spiritual world. If we fulfill our responsibilities with the joy they deserve, we can achieve a re-enchantment of the world.

How can we attain this vision of good health? To have good health we must love and appreciate each other. We need to nourish and cultivate our self-love, not out of egotism, but as a first step in recognizing our interdependence. We need to discover our capacity for both solitary and shared pleasure. We need to sensually nourish ourselves with images, fragrances and textures, in the kitchen, in a garden or a museum. We need to surround ourselves with music, participate in dance, stimulate our minds with conversation. We must seek out all the embraces and kisses we can, remembering that the more we love, the more we will be loved in return. We must discover our natural beauty, cultivate it and appreciate it; don’t be lured by Madison Avenue’s limiting and unattainable model of beauty: the slender blonde with artificial breasts willing to sacrifice all in order to attain an unreal image of what a woman’s body should look like. All of these examples of loving acts, individual and shared, show us the right path when we are seeking relief through dangerous escapes instead of healing ourselves in a natural fashion.

These chapters offer advice and recipes for maintaining good health. If we eat well and pleasurably, sing or dance every day, offer prayers to God or the gods and goddesses that you know most intimately, whether in our communities, churches or under a tree fragrant with flowers and resonant with birdsong; if every day we share strong, warm embraces, kisses and caresses, feel accompanied in the small and large struggles of life, and share with others around us the vision and mission of bettering our daily lives and our communities, then we are more likely to enjoy good health.

III. Relationships and Sexuality
excerpt from the introduction

The chapters from this section address our most profound and intimate relationships, the ones that nourish our bodies and souls with love and shared joy. The foundation for good health is mutuality in all of our relationships. Mutuality recognizes our human interdependence. Lack of mutuality is like a body that sickens when the heart, lungs, and inner organs cease to work together. Mutuality begins with equality. From equality flow relationships of mutual support, shared affection, and respect and appreciation for the opinions and feelings of others. From this equality, open and sincere communication flourishes, When we women have problems we try and find solutions that satisfy everyone. All tasks and pleasures should be shared.

We believe that mutuality should be the model for all of our relationships, including those between men and women, mother and children, women and women, men and men, lovers, friends, neighbors, and work colleagues. Mutuality is key to maintain harmony within ourselves and with our partners. In previous chapters we spoke of the importance of self-esteem to our health and how our socialization as women interferes with that foundation of good health. Establishing relationships of mutuality also begins with self-esteem. By valuing ourselves, we can seek out forms of relating to others that allow for open communication and help us solve our conflicts.

Shared love allows us to discover the tenderness and inspiration that can exist between ourselves and our loved ones. When we share within our intimate relationships we learn about life, grow, restore, become inspired, gather strength and encouragement. When we listen and respect what our body-selves tell us about our experiences, we access a form of knowledge that benefits us all.

IV. Health and Reproductive Rights
excerpt from the introduction

Our health depends on sharing and exchanging love and pleasure. As women our bodies have the ability to create new life. This responsibility and privilege bonds us to all that is around us through intimate relationships with the sea and the moon, with family and community, with society and culture, and with the sacred. The capacity to choose how many children we want to have and at what moment in our lives we want to care for them ensures a healthy future all. Precisely because we value the sacred seed of life, we seriously consider the conditions necessary for its future development. We want to share how to better take care of our bodies and make reproductive choices in a clear and informed way, with all the respect that our most vital decisions deserve.

In these chapters, we first offer detailed information about how our bodies function sexually and during reproduction. All of us have lived through experiences in which basic information about our bodies has been hidden or denied under the pretext of our need for protection, but which increased our confusion, vulnerability, and danger. No one can protect us from ignorance, which is one of the greatest sources of ill health. We also include the most complete and recent information on contraceptives.

We include a chapter on abortion, that describes what it means to have an abortion, legally or illegally. We emphasize the current struggle to legalize abortion in Latin America and the Caribbean. We also address the struggle to legalize abortion in the U.S., underlining the fragile nature of this right since it is under constant attack. Precisely because we recognize the sanctity of life, we want to make decisions that help us nourish the lives of the members of our families and communities. Recognizing this wider context, we need to take into account the mother’s life, the life of children already born, as well as those that might be born in the future. We also recognize that it is often difficult to put into practice the new knowledge we gain.

V. Maternity
excerpt from the introduction

Having children bonds our past with our future. Having children links what is most sensual and corporeal with what is most sacred. Not all of us have children, but we are someone’s child. Not all women become mothers, but every woman has a mother, known to us or not. Having children transforms us, it opens our soul to all the love we can receive from the most vulnerable of creatures. In our maternity we feel our human interdependence more than ever. We develop new strengths and new vulnerabilities. To create and nurture these new lives, we need the help of all those around us.

We need a healthy environment and a welcoming home. We need sufficient economic resources and flexibility in our responsibilities, both inside and outside the home. Depending on our circumstances, being a mother can be something that fills us with pride or carries us to depths of despair. Traditionally, women have counted on other women, including our mothers, sisters, grandmothers and midwives, who offered us their insights during the extraordinary transformation of body and spirit initiated by pregnancy, childbirth, and lactation. The majority of modern health care systems treat a pregnant woman as if she is sick, and childbirth as if it is a medical procedure. Post-partum, the mother is forgotten because once she delivers the baby, she is no longer considered important.

The midwife, with years of experience, is there to help a woman have a good experience with her pregnancy. During childbirth she helps the woman have her baby. And during post-partum she helps the mother recuperate her strength, teaches her how to breast feed and visits frequently to see how she and the baby are doing.

We want to encourage women reading these chapters to participate in their pregnancy and childbirth, in a manner that best suits them, recognizing their rights and needs when they choose to use medical services. At this stage in life we need to feel loved and supported more than ever so that we can love and support others. Having children is a privilege and a responsibility, which we can decide to assume or not.

The creation of a good life for ourselves and for our families requires effort at many levels. It is important to remember that there are many young people in the world who need an education and love from adults in their families and communities, the cradle of all mutuality. The ability to nurture well-loved human beings who know how to love others, is a responsibility borne by each member of a community.


Selecciones de “Nuestros Cuerpos, Nuestras Vidas

sección de la introducción principal

Las mujeres en el mundo entero, no obstante nuestras diferencias culturales e individuales, tenemos lo siguiente en común: Necesitamos información, apoyo y solidaridad política de otras mujeres para mejorar nuestras vidas y las vidas de nuestras familias. En los Estados Unidos, un movimiento político de mujeres en específico ha logrado impulsar significativamente los derechos de la mujer en el área del trabajo, la familia y la salud. En 1969, un grupo de mujeres en Boston se reunió para discutir sus experiencias negativas con el sistema de salud vigente.

Como resultado, en 1972, nació “Our Bodies, Ourselves,” el primer libro sobre la salud de la mujer con un enfoque político y feminista. Este libro fue novedosos porque ofrecía información básica sobre temas específicos de la salud de la mujer en un contexto social lo que resultó ser un adelanto significativo para nosotras, ya que en aquella época aún se le daba todo el control de nuestros cuerpos a los hombres, ya fueran éstos nuestros médicos o maridos. El libro nos educó sobre temas que se consideraban tabú: nuestra propia sexualidad, nuestras decisiones sobre la reproducción y los métodos anticonceptivos. “Our Bodies, Ourselves” despertó una serie de inquietudes que culminaron en una comunicación más abierta entre las mujeres. Esta labor de concientización que comenzó en 1972, continúa hoy día con la última edición, publicada en 1998.

“Our Bodies, Ourselves” ha creado una verdadera revolución, ha despertado una actitud pragmática e informada en el uso de los recursos de salud, que tenemos a nuestra disposición, y del sistema médico. la conexión acertada que hace el libro entre la vida cotidiana de la mujer y su salud, sus procesos de concientización y solidaridad política, nos han ayudado a comprender mejor nuestras propias necesidades de salud y nuestra sexualidad, y nos ha dado más control a la hora de tomar decisiones que afectan nuestras vidas. Para lograr ampliar el acceso a esta información valiosa, el libro se ofrece a un precio módico a clínicas de mujeres y bibliotecas públicas. Se han vendido millones de ejemplares en todas sus ediciones, y se ha traducido a docenas de idiomas, brindando así información y respaldo a michísimas mujeres.

“Our Bodies, Ourselves” unió al movimiento feminista, concientizando a miles de mujeres sobre sus derechos personales y políticos y creando un movimiento de consumidores que cuida los intereses individuales por encima de los intereses de lucro de las compañías que ponen en peligro nuestras vidas. Este libro reconoce que para toda mujer, el cuidado de nuestros seres queridos tiene altísima prioridad, pero que para cuidar a otros tenemos también que cuidarnos a nosotras mismas.

I. Saber es Poder
sección de la introducción

Empezamos el libro con el dicho: “saber es poder” porque nuestra tarea como mujeres para mejorar la salud, empieza con lo que sabemos y aprendemos juntas. Si tenemos acceso a educación e información sobre nuestra salud, podemos hacer mucho para mejorar las condiciones de vida básicas y necesarias para asegurar que nuestra salud y la de nuestras familias y comunidades, sea buena. Saber es poder aprender, poder cambiar, poder estar en desacuerdo, explorar y gozar. Saber es poder ser libre e independiente y también poder amar y apoyar el bienestar de todos los que nos rodean; y en fin, ser mujer, con plenos poderes.

En la primera sección del libro, presentamos la visión de que la salud sana, es el bienestar en todas las dimensiones de nuestras vidas. Señalamos la importancia de unirnos con otras mujeres para crear un mundo más justo que apoye el bienestar de todos. También aclaramos que el sistema medico se debe utilizar con cuidado, reconociendo que nuestra buena salud no empieza con la medicina sino con la calidad de nuestras vidas y relaciones.

La educación y la información que nos ofrecen los libros son solamente unas de las herramientas indispensables para crear un mundo más justo. Necesitamos también el apoyo de otras mujeres que valoricen nuestras experiencias, que compartan nuestras necesidades y comprendan nuestros compromisos.

La vida diaria en nuestras familias y comunidades nos enseña claramente que nuestra capacidad de ser responsables, y nuestro poder para ejecutar y resolver surgen del apoyo y de los recursos que nos ofrecen las demás.

En América Latina, el feminismo está entrelazado con otros movimientos de justicia social. Creemos que los cambios son necesarios tanto para los hombres como para las mujeres.

Nuestras escritoras, artistas, poetas, y músicas son fuentes de apoyo para nuestros movimientos políticos, porque sus palabras y sus cantos reflejan otras posibilidades liberadoras que nos inspiran a seguir la lucha. Ellas nos ofrecen espacios bellos y sagrados, llenos de música y poesía, con fragancias de flores y olores de cazuelas generosamente repletas de guisados que anuncian con su aroma que es hora de comer. Celebremos juntas lo que juntas podemos lograr.

II. Cuidando nuestra salud
sección de la introducción

En esta sección del libro, actualizamos los consejos y la información que nos pueden ayudar a cuidar nuestra salud y a mantener nuestro bienestar. Empezamos con un capitulo sobre la medicina tradicional, que afirma la importancia de la armonía y la mutualidad entre nosotras, nuestras relaciones y comunidades, y nuestro medio ambiente. La medicina tradicional nos une con nuestras culturas y con nuestras tradiciones religiosas y espirituales. La energía vital alimenta sus raíces con el amor y las conexiones que nosotras representamos como puente entre nuestros antepasados y nuestros futuros.

Como creadoras de la vida y poseedoras de cuerpos que se preparan para esta tarea, todos los meses tenemos él deber de nutrirnos en todos los sentidos – en la mente, el cuerpo, y el espíritu. La energía vital y la salud nacen del amor y armonía en nuestra interdependencia y conexión con otras y con todo lo que nos rodea, natural y espiritualmente. Si cumplimos nuestras responsabilidades con la alegría que se merecen, podremos lograr el re-encantamiento del mundo.

¿Cómo se logra esa visión de la buena salud? Para tener buena salud, tenemos que querernos y apreciarnos. Necesitamos nutrir y cultivar nuestro amor proprio, no por egoísmo sino como un primer paso para reconocer nuestra interdependencia. Necesitamos descubrir nuestra capacidad para el placer solitario y compartido, porque siempre andamos acompañadas por las voces de nuestros seres queridos. Necesitamos alimentarnos sensualmente con imágenes, con fragancias y texturas, tanto en la cocina y en el jardín, como en un museo de arte. Rodéate de música, participa en el baile, estimula tu mente con conversaciones. Busca todos los abrazos y besos que puedas conseguir sin olvidar que el amor mientras más se reparte, más se cosecha.

Descubre tu belleza natural, cultívala y apréciala, sin dejarte influenciar por mensajes en la prensa que nada más presentan un modelo limitante e inalcanzable de la belleza: la rubia flaca con senos artificiales dispuesta a sacrificarlo todo para lograr a una imagen irreal del cuerpo de la mujer. Todos estos ejercicios del amor, compartidos e individuales, nos muestran el camino cuando estamos buscando alivio con escapes dañinos en vez de recuperarnos naturalmente.

Estos capítulos ofrecen consejos y recetas para mantener una buena salud. Si comes bien y con placer, si cantas o bailas todos los días, si todos los días le ofreces oraciones al Dios y a las diosas que mejor conoces ya sea en la iglesia de tu comunidad o bajo un árbol repleto de flores fragantes y pájaros cantando. Si todos los días compartes fuertes abrazos, besos y caricias, si te sientes acompañada en las luchas grandes y pequeñas de la vida, y si compartes con otras que te rodean la visión y la misión para mejorar nuestras vidas cotidianas y nuestras comunidades, entonces gozas de buena salud.

III. Relaciones y Sexualidad
sección de la introducción

Los capítulos de esta sección tratan nuestras relaciones más profundas e intimas, las que nos alimentan el alma y el cuerpo con amor y alegría compartida. El fundamento de la buena salud es la mutualidad en todas nuestras relaciones y esta reciprocidad reconoce nuestra interdependencia humana con quienes nos rodean. Más que voces en armonía, o pasos complementarios de un baile, la mutualidad es el cuerpo que fallece si el corazón, el pulmón, y las vísceras que no funcionan en conjunto. La mutualidad empieza con la igualdad. De allí surgen relaciones de apoyo mutuo, cariño compartido, y el respeto y aprecio por las opiniones y sentimientos de otros.

De allí también brotan la comunicación abierta, y la expresión sincera de pensamientos y emociones. Cuando las mujeres tenemos problemas tratamos de encontrar juntas soluciones que satisfagan a todos. Tanto las tareas como los placeres se deben compartir de igual manera.

Nosotras creemos que la mutualidad debe de ser modelo para todas nuestras relaciones, ya sean entre hombre y mujer, madre e hijos, mujer y mujer, hombre y hombre, amantes, amistades, vecinas, compañeras de trabajo. La mutualidad es clave para mantener una armonía dentro de nosotras mismas y con nuestras parejas. Cada persona con quien nos relacionamos merece el mismo respeto que tenemos hacia nosotras mismas. En los capítulos anteriores, presentamos la importancia del amor proprio para nuestra salud, y de la socialización que interfiere con esa base fundamental de la buena salud. Estableciendo relaciones de mutualidad, vemos otra vez la importancia de empezar con el amor propio. Valorándonos, podemos buscar formas de relacionarnos que permitan una comunicación abierta y ayuden a resolver nuestros conflictos.

El amor compartido, nos permite descubrir la increíble dulzura y la inspiración entre nosotras y nuestros seres queridos. Cuando compartimos en nuestras relaciones íntimas aprendemos sobre la vida, crecemos, descansamos, nos inspiramos, cobramos aliento y fuerza. Cuando oímos y respetamos lo que nuestros cuerpos nos dicen y como responden a nuestras experiencias, utilizamos una forma de conocimiento que nos beneficia.

IV. Salud y derechos reproductivos
sección de la introducción

Nuestra salud depende de poder compartir e intercambiar amor y placer. Como mujeres, nuestros cuerpos tienen la capacidad de crear vidas nuevas. Esta responsabilidad y privilegio nos une a todo lo que nos rodea en una relación intima con el mar y la luna, con la familia y la comunidad, con la sociedad y la cultura, y con lo consagrado. La capacidad de elegir cuántos hijos queremos tener, y qué momento de nuestras vidas queremos dedicar a su cuidado nos asegura un futuro sano para todos. Precisamente porque valoramos tanto la semilla sagrada de la vida, tomamos tan en serio las condiciones de su desarrollo. Queremos compartir y cuidar mejor nuestros cuerpos de una manera clara e informada y todo el respeto que se merecen nuestras decisiones más vitales.

En estos capítulos, les ofrecemos primero detalles verídicos de cómo funcionan nuestros cuerpos en la sexualidad y la reproducción. Todas nosotras hemos vivido experiencias donde la información básica sobre nuestros cuerpos se nos ha ocultado o negado con la idea de protegernos lo que ha traído como consecuencia que aumentara nuestra confusión, vulnerabilidad y peligro. Nadie nos puede proteger de la ignorancia que no es más que una de las más grandes fuentes de la mala salud. Luego, presentamos información completa y reciente sobre los anticonceptivos.

Presentamos también un capitulo sobre el aborto, que describe lo que significa obtener un aborto legal o ilegalmente. Enfatizamos en la lucha por la legalización del aborto en América Latina y el Caribe. También presentamos la lucha para legalizar el aborto en los EEUU, y lo frágil que sigue siendo este derecho debido a los ataques constantes en contra del mismo. Es precisamente porque reconocemos lo sagrada que es la vida, que queremos tomar las decisiones que nos ayuden nutrirla mejor para todos los que participan en la familia y la comunidad y para ello, hemos tomado en cuenta la vida de la madre, y de los hijos e hijas ya nacidos y los que pudieran nacer en un futuro. Reconocemos que toda la información en el mundo no garantiza el aprender y menos actualizar lo que el conocimiento implica.

V. La maternidad
sección de la introducción

El tener hijos une, mágicamente, nuestros pasados con nuestros futuros. El tener hijos une a lo más corporal y sensual con lo más sagrado. No todas tendremos hijos, pero todas somos hijas. No todas las mujeres serán madres, pero cada mujer tuvo una madre, conocida o no. El tener hijos nos transforma, nos abre el alma a todo el amor que podemos recibir hasta de las criaturas más vulnerables. Nosotras, en nuestra maternidad, sentimos más que nunca nuestra interdependencia humana. Desarrollamos nuevas fortalezas y nuevas vulnerabilidades. Para crear y criar estas nuevas vidas, necesitamos apoyo de todos los que nos rodean. Necesitamos un medio ambiente sano y un hogar acogedor. Necesitamos suficientes recursos económicos y flexibilidad en nuestras responsabilidades, dentro y fuera del hogar. Dependiendo de nuestras circunstancias, el ser madre puede ser algo que nos llena de orgullo, o que nos lleva a lugares oscuros y tristes.

Tradicionalmente, la mujer contaba con las experiencias de otras mujeres, la de nuestras madres, hermanas, abuelas, y parteras, que nos ofrecían sus conocimientos en la extraordinaria transformación del cuerpo y espíritu durante el embarazo, el parto, y lactación. La mayoría de los sistemas de salud más modernos tratan a una mujer embarazada como si estuviera enferma, tratan al parto como si fuera un evento médico, y durante el post-parto se olvidan de la mujer porque una vez que tuvo al bebé, ella deja de ser importante. La partera, con su sabiduría de años, esta allí para ayudar a la mujer a tener una buena experiencia con su embarazo. Durante el parto, ella ayuda a la mujer a dar luz a su beb. Durante el post-parto ayuda a la mujer a recuperar sus fuerzas, le enseña cómo amamantar y la visita frecuentemente para ver cómo le va todo a ella y al bebé.

Lo que nosotras queremos darles a las mujeres que leen estos capítulos es su propia participación en el embarazo y el parto, de la manera que más les satisface, y con reconocimiento de sus derechos y necesidades cuando tiene que utilizar servicios médicos. En esta etapa de la vida, necesitamos más que nunca sentirnos queridas y apoyadas para querer y apoyar a otros. El tener hijos es un privilegio y una responsabilidad que nosotras podemos decidir tomar o no tomar. La creación de una buena vida para nosotras y nuestras familias es algo que requiere esfuerzo en muchos niveles.

Es importante acordarnos que hay muchos jóvenes en el mundo que necesitan la educación y el amor de los adultos en sus familias y sus comunidades, la cuna de la mutualidad. La capacidad de crear gente bien amada, que sabe cómo amar a otros, es una responsabilidad de cada miembro de la comunidad. Las generaciones del futuro dependen de nuestro compromiso a aprender a apoyar a las madres y a los hijos que ya existen, luchando.