Home Page
 
   SEARCH
 

Remedio para tiempos difíciles

Vivimos tiempos de nuevos y extraordinarios retos para las mujeres. Las activistas y educadoras sobre salud de las mujeres encontramos muchos obstáculos para asegurarnos de que tengan acceso a información basada en la evidencia.

He aquí algunos ejemplos: 

  • Los medios nos dicen que somos inadecuadas y por eso necesitamos “arreglos urgentes”, desde píldoras para aumentar la libido hasta implantes de gel de silicona para pechos “demasiado pequeños”. Irónicamente, incluso las advertencias de cirujanos plásticos como el Dr. Edward Melmed llegan a pocas mujeres. El 3 de enero de 2007 el Dr Melmed escribe en “Los Angeles Times”:

    "A pesar de los peligros conocidos, el Food and Drug Administration , bajo la presión de fabricantes de implantes, cirujanos plásticos y pacientes ha autorizado, a partir del 1ro de enero, una nueva generación de implantes en mujeres mayores de 22 años. Estos implantes, afirman, tienen menos posibilidades de romperse- la misma afirmación que se ha hecho con las generaciones previas. Para vigilar la salud de las mujeres, el FDA requiere que las que reciban los implantes pasen revisiones regulares(MRIs) y ha recomendado que los implantes se reemplacen cada diez años. Es una pena que las mujeres se transformen en ratas de laboratorios por esta causa. Son ellas, y no los fabricantes, quienes tendrán que pagar por las revisiones y los reemplazos.

    La mayoría de los cirujanos plásticos niegan vehementemente que haya conexión entre las quejas de salud y los escapes de silicona. Pero yo he visto un perturbador número de síntomas, como fatiga, pérdidas de memoria reciente, dolores musculares y articulares, picores, alteraciones del sueño, depresión y pérdida de cabello que se resuelven al quitarlos... Si la tendencia actual continúa, estos artilugios estarán en el cuerpo del 5% de las mujeres norteamericanas dentro de diez años”.

    Desafortunadamente, la mayoría de los medios en Estados Unidos están contando una “historia rosa” que sólo servirá para que más mujeres decidan implantarse silicona en sus pechos y sufran los problemas que probablemente les causarán.

  • Pese a los numerosos estudios bien diseñados que documentan la seguridad de los partos extra-hospitalarios en USA (la mayoría atendidos por comadronas), el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos hizo en octubre de 2006 una declaración por la que se opone a TODOS los nacimientos fuera de los hospitales, tanto en clínicas como en centros para nacimientos. Esto contradice la mejor evidencia disponible y niega a las mujeres una elección satisfactoria y segura. Al mismo tiempo, los hospitales niegan a las mujeres la opción de parir vaginalmente después de un parto por cesárea, que también está demostrado como una alterntiva más segura que la cesárea repetida para la mayoría de las mujeres. Algunos obstetras apoyan incluso la idea de la cesárea “por elección”, sin indicación médica.

    En ese clima, está claro porqué muchas mujeres están perdiendo confianza en la capacidad de sus cuerpos para dar a luz sin excesivas (y a veces peligrosas) intervenciones médicas. Garantizar un clima de confianza y apoyarlas durante el parto y el nacimiento son las claves para ayudar a las mujeres a tener óptimas experiencias en sus partos.  

  • En 2005, los laboratorios se gastaron en USA más de 4 billones de dólares para publicitar medicamentos directamente al público. Como resultado, muchas mujeres están tomando ahora numerosos medicamentos con cuestionables beneficios y riesgos conocidos. Por ejemplo, no hay evidencia buena de que las mujeres sin enfermedades cardiovasculares consigan beneficio alguno de tomar medicamentos que disminuyan el colesterol, como el Lipitor (el más vendido del mundo), pero los anuncios sugieren que obtendrán un claro beneficio si bajan los niveles de colesterol.
     
    Educar a profesionales y usuarios sobre la naturaleza engañosa de la mayoría de anuncios publicitarios es un reto enorme. La resolución de la denuncia por fraude y publicidad engañosa y prácticas de marketing fraudulentas para promover su producto Neurotin obligó a Warner Lampert a depositar un fondo de 21 millones de dólares para educar a consumidores y profesionales sobre la prescripción apropiada y las prácticas de marketing engañosas de los laboratorios.  Aunque poco en comparación con los presupuestos de la industria farmacéutica, es un comieno.

    Con fondos o sin ellos, varios grupos de mujeres por la salud en USA seguirán trabajando en este tema. Podéis consultar detalles en las webs del “Center for Medical Consumers”, “The National Women´s Health Network” o de “Our Bodies Ourselves”. Ninguna de estas organizaciones –activistas del movimiento de salud de las mujeres desde hace muchos años- recibe fondos de la industria.
     
    Nosotras, desde Our Bodies Ourselves, felicitamos a esta revista, Mujeres y Salud (MYS), con motivo de la publicación del número 20 y deseamos continuar durante años la productiva colaboración que tenemos. Hoy, más que nunca, necesitamos fuentes de información como el MYS , independientes de influencias comerciales. ¡Adelante con este fantástico trabajo!.

Escrito por Judy Norsigian,  Directora Ejecutiva de Our Bodies Ourselves, desde Mujeres y Salud (MYS).

 

 

 

 

 

 
Home I Resource Center I Support Us! I Press Room I Site Credits I Feedback I Contact I Privacy I Site Map