Home Page
 
   SEARCH
 

La mujer y los implantes de senos de silicona

Nos falta información. No existen alternativas.

By Judy Norsigian, Directora Ejecutiva de Our Bodies Ourselves y Diana Zuckerman, Presidenta del National Research Center for Women and Families. Noviembre, 2003.

Un panel asesor de la Administración de Drogas y Alimentos recomendó recientemente que se retiraran las restricciones en contra de los implantes de silicona y que éstos se aprobaran por primera vez. Los miembros del panel votaron nueve a favor y seis en contra de que se aprobaran los implantes. La decisión estuvo más reñida de lo usual. El margen   de diferencia se mostró muy reducido.  La votación fue dirigida por cuatro cirujanos plásticos y dos cirujanos de senos.  Los seis votaron en conjunto a favor de un producto que les podría aportar, tanto a ellos como a sus colegas, billones de dólares en ingresos provenientes de sus futuros pacientes de cirugía plástica.  La mayoría de los científicos y otros médicos miembros del panel votaron en contra de que se aprobaran los implantes.  Entre los que se lamentaron por la falta de estudios sobre la seguridad de un producto que ha estado a la venta durante cuarenta años se hallaban el toxicólogo, el epidemiólogo, el radiólogo, el estadista, el dermatólogo y el cirujano oncólogo.

Aunque los implantes de silicona estuvieron en venta desde los años noventa,  la compañía de implantes que había solicitado que se aprobaran dichos dispositivos únicamente los estudiaron por un periodo de tres años.  Este hecho fue cuestionado por los científicos del panel asesor.  Estos científicos señalaron que el problema mayor relacionado con los implantes tiene que ver con el cómo poder predecir cuando un implante va a gotear o cuando se va a escapar la silicona del implante, cómo remover el implante de manera segura antes de que se escape la y cuáles son los riesgos de tal escape para la salud de las mujeres.  Ellos también señalaron que todavía no se han dado respuestas a estas preguntas. En otras palabras, no se sabe cuán seguros son los implantes ni cuáles son los riesgos para la salud, ligados a la silicona que se escapa de tales dispositivos.

Durante los últimos doce años, Diana y yo hemos estado en contacto con cientos de mujeres que tienen implantes de senos.  Entre las dos, y junto a las organizaciones que representamos, hemos leído de principio a fin todos los estudios epidemiológicos publicados sobre este tema.  También revisamos el reporte sobre los implantes que preparó el Instituto de Medicina.  Nosotras hemos llegado a la conclusion de que aunque este documento se cita en muchos de los estudios, no se lee con la misma frecuencia, se ha citado de manera errónea y también se ha malentendido. El resultado ha sido  que miles de adolescentes y mujeres están penosamente mal informadas sobre estos dispositivos.  Marcia Angell y otros han dicho que no hay evidencia que indique de manera conclusiva que los implantes causen enfermedades.  Esta aseveración es cierta.  Sin embargo, al  preguntarnos ¿cuál es el problema?  nosotras quisieramos señalar por lo menos cuatro puntos problemáticos:

  • Los implantes de gel de silicona se rompen y de ellos se  puede escapar la silicona, la cual puede depositarse en los senos, en los pulmones y en los nódulos linfáticos.

    Hemos hablado con decenas de mujeres que describen el dolor y muestran deformidades en sus senos y a quienes se les ha tenido que raspar la silicona del tejido de los senos o de las paredes del pecho.  Otras nos han dicho que han expulsado la silicona de sus pulmones o que les han aparecido nódulos con silicona en sus caras, brazos, senos y espaldas.  Muchos médicos y numerosos pacientes describen la manera  como chorrea la silicona de los pezones.
    Según estudios hechos por científicos de la FDA, todos los implantes de silicona eventualmente se rompen o se quiebran.  Esto ocurre mayormente dentro de los diez primeros años de tener implantes de silicona. Muchas veces ocurre sin que las mujeres detecten ningún síntoma.  Cuando la silicona se escapa de los implantes rotos, esta puede migrar y depositarse en el tejido saludable del seno, en los pulmones, en los nódulos linfáticos y en otras partes del cuerpo de donde muchas veces se hace muy difícil o casi imposible remover la silicona.  Este acontecimiento y la necesidad subsecuente de que la mujer se someta a una cirugía para remover la silicona se considera como “complicaciones locales” en vez de “enfermedades.”  De cualquier manera, causen enfermedades o no las causen, este hecho es un indicio de que los implantes no son “seguros”.

  • Es necesario llevar a cabo estudios a largo plazo relacionados con la seguridad de los  implantes.

    Los estudios que se han hecho revelan altos porcentajes de complicaciones en los primeros tres años despues del implante.  Por ejemplo, 46% de los pacientes con cáncer de seno tendrán problemas que requerirán cirugía adicional dentro de tres años. Se necesitan  estudios a largo plazo que se hagan por un periodo de cinco, diez y quince años para evaluar los riesgos a la salud, especialmente riesgos que presenten los implantes de silicona.  El jefe del panel de la FDA estaba aturdido porque la compañía estudió a las mujeres con implantes solamente durante dos o tres años.  Los estudios hechos por la FDA revelan que la mayoría de los implantes de silicona se rompen después de diez años. 
    Algunos debaten que un  reporte que hizo el Instituto de Medicina hace cuatro años demuestra que los implantes son seguros.  Esto no es cierto.  El reporte del Instituto de Medicina manifiesta preocupaciones serias sobre las “complicaciones locales” como el escape de silicona de los implantes.  Aunque ellos no estaban tan preocupados con la posibilidad de que los implantes causaran enfermedades, su análisis se limitó a estudios de mujeres que se habían puesto los implantes recientemente, o sea,  los llevaban puestos por periodos de tiempo corto, tan breves como unos cuantos meses.  Sin embargo, la mayoría de las  enfermedades se desarrollan varios años después de haberse expuesto al agente causante de la enfermedad.  De manera que se necesitan estudios más prolongados para saber si los implantes de silicona causan enfermedades.  Queremos señalar que aún los fumadores en cadena no desarrollan cáncer de los pulmones dentro de los primeros cinco o diez  años despues de haber comenzado a fumar. 

  • Los científicos del gobierno han encontrado que existen vínculos entre los implantes de senos y enfermedades.

    Después del reporte del IOM, el Instituto Nacional del Cáncer y la Agencia de Alimentos y Drogas llevaron a cabo una serie de estudios sobre mujeres que llevaban implantes por un periodo de por lo menos siete años.  Estos estudios revelaron que las mujeres con implantes de senos estaban más propensas a morir de cáncer en el cerebro o de cáncer en los pulmones o podían llegar a suicidarse.  Las mujeres que tenían implantes con escapes estaban más propensas a tener fibromialgia y otros tipos de enfermedades auto-inmunes  comparadas con las mujeres que tenían los implantes intactos.  Aún más, patólogos financiados por el gobierno han encontrado silicona que se escapa de los implantes depositada en los nódulos linfáticos, los pulmones y otros órganos del cuerpo.

  • Es necesario llevar a cabo estudios sobre la seguridad los implantes de senos para las mujeres de color

    Aún cuando la seguridad de los implantes de seno de silicona no se encuentra entre las preocupaciones sobre salud de las mujeres de color, éstas con frecuencia son pacientes de cáncer y consideran someterse a una cirugía de reconstrucción que conlleva el uso de implantes de senos.  Los estudios demuestran que las mujeres afro-americanas son más propensas a desarrollar enfermedades auto-inmunes.  Estas enfermedades constituyen la preocupación principal al considerar implantes de silicona.  Aún así, en la muestra del estudio principal que la compañía Inamed sometió a la FDA para comprobar que los implantes son seguros, sólo seis pacientes de cáncer en el seno eran afro-americanas.  Las investigaciones que se han hecho sobre este tema también revelan que las mujeres afro-americanas y las asiáticas están más propensas a que la piel se les marque excesivamente con cicatrices, lo cual es una consideración importante al someterse a una cirugía cosmética.  Esto también puede causar dolor y deformidades al igual que interferir con las mamografías que se les hacen a las mujeres con implantes de senos.

Renuentemente hemos llegado a la conclusión de que aunque no se conocen los riesgos a largo plazo ligados a los implantes de gel de silicona, éstos son causa de dolor y sufrimiento para muchas mujeres.  Tanto las mujeres como los médicos que han intentado ayudarlas han sido puestos bajo tela de juicio de manera injusta debido a la falta de estudios y a lo difícil que resulta diagnosticar los problemas que causan los implantes de gel de silicona.  Desafortunadamente, los estudios que se han llevado a cabo sobre los implantes de silicona, los cuales cuentan con mejores diseños de investigación, han encontrado razones nuevas para que estemos preocupados.

Hasta que no contemos con la información necesaria sobre los riesgos que conlleva el uso de implantes de gel de silicona a largo plazo, la opción de ponerse implantes no es una alternativa real. La experiencia de miles de mujeres ha dejado claro que los riesgos que presentan los implantes de gel de silicona son reales.  Estos riesgos no son hipotéticos ni remotos y la FDA debe establecer como requisito que se sometan pruebas sobre la seguridad de los implantes antes de que se apruebe cualquiera de los implantes de gel de silicona.

 

 

 

 

 

 
Home I Resource Center I Support Us! I Press Room I Site Credits I Feedback I Contact I Privacy I Site Map